Deficiencia en la calidad educativa argentina

19 09 2011

La realidad educativa argentina debería ser un tema en constante discusión y debate en la mesa de todos los argentinos.

Una Red de organizaciones civiles por la educación acaba de constituirse en Brasil, integrando distintas asociaciones no-gubernamentales de trece países de Latinoamérica. En declaración conjunta, las ONG declararon que 23 millones de jóvenes y niños entre los 4 y 17 años de edad no asisten a la escuela en el continente. Pero ¿cuál es la realidad educativa de nuestro país?

La asociación civil Proyecto Educar 2050 es la representante argentina de la Red. El III Foro de Calidad Educativa organizado por la asociación, cumplió con creces el objetivo de concientizar a la sociedad sobre el tema. Sin embargo, todavía falta que más gente tome conciencia y conozca la gravedad latente de la situación.

“Para mí el momento de Argentina, es un momento de acciones realizadas en pos de la educación, pero sin el foco de mejorar la calidad educativa. Los indicadores de calidad todavía nos siguen mostrando que, en el país, es muy grave”, argumentó Matías Peire, tesorero de Educar 2050.

Cada tres años se realizan las pruebas internacionales de calidad educativa llamadas “PISA“, de las que participan 65 países, en las que Argentina forma parte. PISA evalúa la calidad educativa en jóvenes de 15 años, en las áreas de ciencias, matemáticas y lectura. En los últimos resultados de las pruebas llevadas a cabo en el 2009, de los 65 países que participaron, los argentinos quedaron ubicados en la posición número 58. Gracias a los exámenes internacionales, quedó sentenciado que el 52% de los jóvenes argentinos, no comprende lo que lee. La Argentina es el país que más descendió en los resultados de comprensión lectora desde el año 2000.

Lo que es más, en los argentinos se encuentra una falta de gobernabilidad muy grande para tomar una prueba. “En el país fue donde más trasgresiones no fraudulentas se encontraron durante las pruebas. Si los jóvenes no podían salir durante el transcurso del examen, en argentina, entraban y salían a gusto”, comentó Gustavo Iaies, presidente del CEPP (Centro de Estudios en Políticas Públicas) refiriéndose a unas pruebas realizadas en el laboratorio de la UNESCO. A lo que agregó: “No hay una visión de largo plazo que pueda ser respetada, ya que los nuevos gobiernos descartan cualquier iniciativa previa y vuelven a empezar sin mostrar consensos mínimos en una política de Estado”.

Los resultados y estadísticas de las distintas evaluaciones internacionales reflejan el déficit en calidad educativa actual. ““Calidad educativa” no es fácil de definir, no hay una definición concreta. Creo que por un lado es lograr que todos los chicos estén dentro del sistema educativo, que es un derecho que tienen, pero por el otro, es aprehender”, define Paula Tessore, coordinadora general de Educar 2050.

Genaro Rosina, coordinador del grupo “Voy con Vos”, conoce la realidad chaqueña y su cruda verdad. “Los accesos a la educación son un primer paso, antes de preocuparse por la calidad de esa educación. Un paso de vital importancia, y de primer orden”, afirmó Genaro. “Adhiero a los que dicen que la calidad es el foco a apuntar, pero lo que nos demuestran las escuelas de Chaco es que todavía falta un poco más de ayuda en infraestructura. Nuestro grano de arena va por ese lado”, sentenció al final, haciendo referencia al trabajo de “Voy con Vos.

En conclusión, la realidad de la educación de los argentinos nos demuestra un franco deterioro en importantes rasgos, como el de la calidad. Las pruebas internacionales reflejan esa realidad y un inminente cambio debe suceder, un cambio en la sociedad civil que ayude al Estado a cumplir el derecho educacional de todo joven. Al fin y al cabo se debe exigir eso: el cumplimiento de la ley.

Informe:  
Para descargarlo: INFORME AUDIO .wav

Defensor del futuro

Matias Peire es miembro de la comisión directiva de la asociación civil Proyecto Educar 2050, organización dedicada a la mejora de la calidad educativa argentina con meta de ubicar al país en el 2050 entre los 5 primeros países en evaluaciones de calidad educativa. Desde 2002 es socio y director de 3Way Solutions S.A., empresa dedicada al desarrollo de software para aplicaciones de video digital para las industrias de la TV y el control de operaciones.  Es Cofundador de Tecnólogus S.A. desde el año 2010, empresa dedicada al desarrollo de una plataforma inteligente de búsqueda dentro de la base de datos de patentes, considerada la base de conocimiento más importante a nivel mundial. Aunque su trabajo no tiene que ver con la realidad educativa, considera que la educación es sinónimo de futuro y defiende apasionadamente su creencia. Hace dos años que decidió unirse a Educar 2050 para empezar a formar parte del cambio que quiere realizar en la sociedad civil.

Anuncios




Educación, por favor

6 06 2011

“¡Es la educación, estúpidos!”. Es importante que tengamos en cuenta esta famosa frase de la época de Clinton en Estados Unidos. En su momento, norteamérica reconoció el problema que había en la sociedad y la importancia de una buena campaña para la mejora de la educación. Hoy en día, la educación argentina no es buena. Chocolate por la noticia. Sin embargo, ¿Hacemos algo para mejorar la calidad educativa?

En mi experiencia personal, desde la Asociación civil Proyecto Educar 2050, siento que estamos ayudando a comenzar un cambio. Un cambio que se empieza desde la concientización. No hay un tema más actual y que debiera ser de primordial importancia para los argentinos que la educación, y al que a la vez, se le hace la vista gorda o se lo hace a un lado. Más aún en un año de elecciones donde los políticos se comprometen con proyectos y por lo menos se muestran interesados. Manuel Alvarez Trongé, presidente de Educar 2050, nos muestra la vergonzosa realidad educativa del país en su artículo publicado el 20 de mayo en el diario “La Nación” .

Como queremos mostrar en el video “Superar Obstáculos” de la asociación, cuando las cosas no avanzan, hay que pensarlas desde otra perspectiva, otro punto de vista. Hay que encontrar la solución, buscarla en la innovación, y hacerla por más de una cabeza. En una sobremesa tras una comida con amigos, todos jóvenes de entre 20 y 21 años, nos quedamos hablando de los problemas de la sociedad argentina como comunidad, en cuál es la solución a esos problemas. El único concepto que se nos grabó en la cabeza fue la educación como base. La educación como principio de todo, como lo básico. Si la educación es mala, lo que le sigue es peor, y viceversa. Entonces, ¿Qué esperamos?

El jueves 2 de junio se realizó un seminario internacional llamado “¿Porqué y para qué la evaluación docente en América Latina?” donde asistieron ministros y ex ministros de países vecinos como Brasil y Chile, entre otras personas. En el seminario, que fue organizado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y el CEPP (Centro de Estudios en Políticas Púlicas) con la ayuda de P. Educar 2050 y Formar Foundation, varios expertos y especialistas en temas de educación y políticas públicas expusieron sus experiencias y conocimientos con respecto a la educación y la vital importancia de los docentes. Dentro de Educar 2050, se vivió el seminario como una antesala a lo que va a ser el Foro de Calidad Educativa 2011, donde expositores interesantes e involucrados nos darán a conocer su visión al respecto. Entre los confirmados, expondrán los políticos Juan Manuel Urtubey, Ernesto Sanz, y los profesores Jeff Puryear (del PREAL -Programa para la Educación en América Latina-) y Kliksberg (Director de las Naciones Unidas para Responsabilidad Social Empresarial).

La importancia de la educación en la Argentina no debe ser un tema secundario, menor, dejado de lado. Creo que todos coinciden conmigo en su cualidad de base, de primer paso para un mejor país. Mejorar la calidad educativa es mejorar el futuro del país. Lo que es más, tenemos las herramientas y la conciencia atenta para mejorar, pero hay un detalle que nos impide avanzar. Somos como un superhéroe que tiene todo el dinero necesario, todas las herramientas y la última tecnología para combatir el mal, pero que le faltó hacer los agujeros para los ojos en la máscara. Contamos con lo que nos hace falta para mejorar, pero tenemos los ojos tapados. El tema no está instalado en nuestras cabezas. Hay que hacer un esfuerzo y entender la realidad en la que vivimos, aceptarla y tomar cartas en el asunto. No es nada menos que la realidad.

En conclusión, invito a todos los que me lean a que presten atención sobre la actualidad y el futuro de la Argentina. La actualidad de la sociedad como comunidad educativa por su presente malo e ignorado por muchos; y el futuro, porque es sinónimo de educación.