Desde la ciudad borgesiana

29 08 2011

Jorge Luis. (MAT)/ Borges despeinado

REVIVIENDO AL ESCRITOR

Desde la ciudad borgesiana

El recorrido literario por la vida de Borges (exposición traída de Barcelona a veinticinco años de su muerte) comenzó a las cinco en el subsuelo de la Casa de Cultura porteña, el viernes 26 de agosto. El lugar consta con muchas imágenes a la vista, diferenciadas por siete estaciones (desde “Fundación mítica de Buenos Aires” hasta “Cosmópolis”) divididas en dos pisos. En el primer subsuelo se puede espiar al segundo desde un balcón rodeado de adornos de fotos antiguas y nombres de relevancia borgeana que cubren los inicios, aspiraciones, viajes y pasiones, del escritor/ciudadano del mundo, más argentino de todos.


Cosmópolis. (MAT)/ Muchas imágenes se podían contemplar en la muestra

Solo seis personas se reunieron alrededor de la guía, llamada Lucila, al momento de comenzar la visita. Tres personas mayores más una pareja adulta rodeaban a Lucila. “El miércoles hubiera sido el 112º aniversario de su nacimiento. Esta semana, por ser la de su cumpleaños, mucha gente se acordó y vino a empaparse con su historia.”, proclamó Lucila con las manos en los bolsillos, pareciendo estar un poco disgustada por lo que movía a los visitantes a realizar la visita. Luego, quitando las manos de su escondite y agitándolas al son del discurso, prosiguió, “Es la semana que más visitas tuvimos. Por suerte mucha gente conoció un poco más de la vida de este genio. Este genio intelectual que llegó a todas partes del mundo, pero tuvo un principio: “Fundación mítica” ”. Comenzó la visita.

En la primer estación el grupo se mantuvo unido, escuchando pacientemente a la guía en su speech y leyendo y re-leyendo los datos proporcionados en la muestra. Al terminar cada sección, Lucila suministraba unos minutos para la auto-visita, donde la mayoría se perdía por fotos más alejadas del punto de partida. Las estaciones pasaban rápido y el tiempo se frenaba cada vez que uno hacía una pregunta.

Llegando al final del circuito, es posible entrar a una bien recreada sala de espejos con capacidad máxima para seis personas, que hace referencia a la “Biblioteca infinita” de Borges. “Según los visitantes, es lo más divertido del recorrido”, admite Lucila.

En la séptima estación, la del final, el grupo ya se había dividido y a Lucila no parecía molestarle. “En el taller de escritura, el profesor nos dijo que a Borges le gustaba mucho la música, hasta los Rolling Stones”, entusiasmó Marta, una de las señoras mayores, señalando a sus dos amigas, emocionada por brindarle a la guía un dato nuevo y extravagante. Llegado el final, la visita terminó con una oportunidad de revivirlo con entrevistas de sus últimos años y videos relacionados con sus escritos sobre lo que es Buenos Aires, la ciudad borgeana.

Afiche. (MAT)/ Promoción del evento

Enlace a agenda cultural de Buenos Aires

Gobierno de la ciudad de Buenos Aires

Biografía e historia de Jorge Luis Borges

Anuncios




Doble festejo por el bicentenario

25 05 2010
A 17 días del comienzo del Mundial de fútbol, la selección nacional jugó un amistoso de despedida contra Canadá en el Monumental, al que se le sumó un show por el bicentenario que duró dos horas y media.
A un día del bicentenario, se respiraba un ambiente festivo en las afueras del estadio más grande de la Argentina, donde los colores celeste y blanco superaban a los pocos rojos que alentaban a Canadá, país no clasificado para la Copa del mundo y rival a vencer en este último y único amistoso preparatorio para los 23 jugadores citados. 
Los gorros albicelestes cubrían las cabezas de la mayoría, y los papelitos en el piso delataban una jornada llena de festejos. “Para mí, hoy moja ‘Carlitos’ por dos, y ganamos tranquilos”, pronosticó Felipe Aguilar, pariente lejano del ex-presidente de River Plate y dueño de unos asientos de un palco del colosal estadio del club de Nuñez, mientras hacía la fila para entrar y justificaba sus palabras con un leve movimiento de la cabeza.
Despedida de la Selección

Despedida de la Selección

Ya dentro del estadio, a pocos minutos que el árbitro peruano diese el pitido inicial, se abrió paso hacia el centro de la cancha el cantante de Los Piojos, Andrés Ciro Martínez, entonando a capella el Himno Nacional. La presentación del reconocido músico, confeso fanático de Diego Maradona, despertó a gran parte del estadio que se sumó orgulloso, a cantar el himno. Iniciado el partido, Santiago Vizzolini, un joven de 20 años estudiante de ingeniería industrial en la UBA, opinó, “No me gusta como juega ‘Maxi’ Rodriguez, pero la verdad que tiene mucho gol”. A lo que agregó minutos después, sorprendido por los dos goles de Rodriguez con 16 minutos de diferencia,”¡No lo puedo creer!, te lo dije”.

 Durante el entretiempo, que duró 15 minutos, la música prototípica del Mundial hizo bailar al estadio entero. Los 65.000 espectadores (el estadio estaba lleno) estallaron de alegría en cada gol argentino hasta el final del partido de resultado 5-0 a favor del conjunto dirigido por Maradona.

“¡Mirale la barba! Se quiere parecer a Pavarotti ahora”, aseguró María Lujan Silvestre, una abuela joven que estaba con dos de sus nietos (ambos con la camiseta número 10 del seleccionado) viendo el partido, refiriéndose al nuevo look del entrenador de la selección argentina de fútbol. “Que lástima que no jugó Messi, es al que más quería ver. Pero bueno, sin “La pulga” clavámos cinco, asi que espero que les sirva de ‘empujón’ y estén entonados para empezar con el pie derecho”.
A las 18.20 finalizó el partido y el equipo, con Maradona a la cabeza, se despidió de su público entre aplausos y un griterío intenso. Con la cancha libre de jugadores, Fito Paez entró en escena acompañado sólo con un piano para alentar y despedir al equipo y cuerpo técnico (en total son 64 personas) antes de su partida a Sudáfrica el 28 de marzo. El estadio, ya con menos gente, siguió al ritmo de “Y dale alegría a mi corazón” al rosarino, que se mostró emocionado. Luego de su actuación, hubo un espectáculo de fuegos artificiales que sorprendió e iluminó a todo el estadio. De esta manera, la Argentina comenzó la última etapa de su preparación para traer por tercera vez al país la copa del mundo.